Fiesta de “Las Castañas” 2017

 

Hoy, en el cole, nos hemos adelantado un poco y hemos celebrado la fiesta de “Las Castañas”, o “Calbotes”, como se conoce en la zona.

Para ello, hemos tenido la ayuda de un grupo de madres y un padre que nos han acompañado durante la jornada y han hecho posible que este día de fiesta haya sido muy especial.

En primer lugar, Diana, o, mejor dicho, Flòraidh, una mujer celta, ha venido a explicarnos por qué asamos castañas el día 1 de Noviembre.

IMG_4024

Aquí podéis escuchar algunas de las cosas que nos ha contado.

 

Después, un grupo de madres “castañeras” de los distintos niveles de Infantil, nos han mostrado cómo se asan las castañas y, una vez asadas, nos han metido un buen puñado en los cucuruchos que hemos hecho en clase con papel de periódico, y nos las hemos comido, disfrutando del sol y del buen tiempo, en el “Bosque de los Duendes”.

Agradecemos a Cristina, Carmen, Jennifer, Belén, Belinda, Ana, Mª Jesús y  Toni que nos hayan asado estas castañas tan ricas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Jardín de hadas

No recuerdo cuándo vi que una amiga publicó en facebook  un video sobre cómo se hace un jardín de hadas y, en ese mismo instante, decidí que en mi próxima aula habría uno, así que me puse a pensar y, una vez tuve claro dónde lo haría y cómo lo quería, me puse manos a la obra.

Pensaba hacer la casita con palitos que recogiera en el campo o con restos de cañizo pero un día, sin buscarla, vi en una tienda una casita para pájaros y sólo tuve que pintarla y “arreglarle” el tejado y la ventana y, ¡ya estaba lista!

El resto vino rodado pues ya tenía una idea de las plantas que iba a poner y las piedrecinas con las que iba a hacer el camino, pero a veces encontraba cosas (como el cubo de madera o la rama con el hongo) y las guardaba para añadirlas.

Os muestro la secuencia de la elaboración. Es mucho más sencillo de lo que pensé en un primer momento y el resultado es maravilloso.

Algunas de las plantas se han muerto (no sé si por escasez o exceso de agua pero, cuando esto pasa, las repongo y todo sigue igual de bonito)

El primer día de clase les conté a los dos grupos que era el jardín de las hadas de las estaciones y que ellas estaban dormidas dentro de la casa, por lo que no se las podía molestar; y, salvo un intento de llamar a la puerta de la casina, de un niño que quería conocerlas, no ha habido más acercamiento, excepto para observarlo y admirarlo.

Os muestro cómo lo hice.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi calendario perpetuo

A lo largo de los dos cursos anteriores, me he dado cuenta de que algunas niñas y niños no eran capaces de seguir el calendario de líneas que utilizábamos en clase, les costaba entender que, una vez acabada la línea de una semana, había que empezar por la izquierda en la siguiente y, después de pensar y leer mucho, llegué a la conclusión de que la manera más sencilla para entender el paso del tiempo es creando un calendario circular, ya que, excepto los días que van pasando y ya no vuelven más, todo es cíclico y se vuelve a repetir como “dando vueltas”.

Por ello, y como no me acababa de convencer ningún calendario de los que he visto en internet (y, como, además, me encantan las manualidades y la pintura), decidí diseñar y hacer el mío propio. Así que pensé y pensé, y dibujé e investigué y aquí está el resultado.

Os pongo sólo las secuencias de fotos pero, si alguien quiere, más adelante haré un tutorial con explicaciones.

Espero que os guste.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Una nueva aventura”

He tardado en volver pero aquí estoy de nuevo, emocionada e ilusionada, para contaros todo lo que acontezca en esta nueva aventura que acaba de empezar.

Este curso empiezo con un nuevo grupo de artistas: 8 niñas y 7 niños con quienes compartiré montones de experiencias y momentos inolvidables (ya me están regalando algunos…)

Pero no sólo he cambiado de grupo sino también de aula, lo que ha supuesto un gran trabajo pues he tenido que adaptarme a un nuevo espacio y que diseñar las distintas zonas de acuerdo con los elementos del aula y el mobiliario que tenía disponible.

Además, he creado mi propio “calendario perpetuo” y mi “jardín de hadas”, en cuya casita duermen las hadas de las estaciones, esperando tranquilas a que llegue la estación propia de cada una.

 

 

Para comenzar, os voy a mostrar cómo quedó el aula justo el día que empezaron las clases. Poco a poco he ido ordenando, completando, cambiando y mejorando algunas cosas según veía cómo funcionaba el grupo y cuáles son sus necesidades. De hecho, aún faltan cosas por hacer. Pero no hay prisa.

 

 

Como imaginaréis, el Hada del Otoño ya ha llegado a nuestra aula, acompañada de dos enanitos muy amables que nos han traído hojas, piñas, troncos y frutos propios de la estación.

También tenemos una nueva compañera en nuestra aula: la pequeña Hada de la Paz que vive bajo el dosel en nuestro rincón del mismo nombre.

 

 

 

Más adelante os iré enseñando las distintas zonas del aula, tal y como están ahora.

Espero que compartamos muchas y enriquecedoras experiencias durante los tres cursos que seré la tutora de este maravilloso grupo de Pequeñ@s Artistas.